ExPresaMente

El Blog de Sandra Gómez

No sé qué será de mí hoy

Querida tú misma,

“No sé qué será de mí mañana” es una de las frases más insensatas que te oigo pronunciar cada día, ahí en tu cabecita loca. Loca me tienes a mí, que no sé qué más hacer para que dejes de pensar en la incertidumbre profesional, en la falta de tiempo, en los proyectos inacabados y en los sueños aún no cumplidos.

Voy a aprovechar hoy para recordarte el cariño con el que sigo esperando que me comprendas. Hace exactamente 11 años que perdiste a una persona muy importante en tu vida. Pasó hace ya mucho tiempo, lo sé. Sin embargo, a pesar de todas esas cositas que te veo hacer hoy sé que lo tienes presente, sé que hoy algo es diferente y está acompañándote un sabor amargo. Sé que no es un día diferente a otro: tiene 24 horas, trabajas, lees, hablas… Pero tampoco es igual al resto. , Si me lo permites, en realidad es incluso mejor. Mejor para mí. Que sí, puedes tacharme de egoísta pero solo velo por ti. Y te voy a explicar por qué.

Me impresionas. Me sorprende que mires a esas personas que te rodean a las que les dices “Espera” o “Ya nos veremos” con esa certeza tan clara de que ahí seguirán dentro de meses, o de minutos. Me sorprende que no sepas cuál será tu viaje del próximo verano, y ver cómo lo buscas. Que te preguntes dónde estarás en un año. Que te prives de ese helado de chocolate no porque tenga cantidades ingentes de azúcar, sino porque quieres ponerte esa minifalda en unos meses. Me sorprende que busques incesantemente muebles nuevos para tu bonita casa. Que le digas a mamá que cuando puedas la llamarás. Que dejes ese vestido colgado para una ocasión especial. Que te quedes con ganas de dar un abrazo. Que te quejes de la lluvia y el frío sin agradecer el calor de tu hogar. Me sorprende que no mires a los ojos más directamente. Que priorices leer aquello que debes por encima de lo que quieres. Que no hagas el amor hasta perder la noción del tiempo y del espacio. Que no pongas la música más alta mientras bajas el volumen de tus obligaciones. Que no corras más a menudo. Me sorprende que no se te escapen más “tequieros”, “losientos” y “gracias”. Que no beses más con los ojos cerrados. Que no sueñes más con los ojos abiertos.

Te preguntarás qué es entonces lo que quiero. Quiero que de vez en cuando recuerdes lo cerca que estás de no estar aquí. Quiero que recuerdes que aquellos a quienes quieres podrían no estar mañana. Tú lo sabes bien. Y días como hoy te escuecen. Lo veo en tu semblante y en el brillo acuoso de tus ojos. Lo siento en tus frías manos y en tus ganas de que llegue mañana. Lo sabes muy bien. Las pérdidas también conllevan ganancias, y la tuya es esta. Te he concedido el privilegio de que al menos durante un día del año (alguno más) sientas que estoy aquí y que soy lo único que tienes. Que sientas que siempre, siempre, siempre estoy a tu favor. Que no valgo nada si tú no me valoras y me sientes.

No me malinterpretes. No quiero que dejes de planear, soñar y te dediques a improvisar, sino que veas que hoy es el día en que esos sueños te hacen feliz, porque ya lo hacen aunque no te des cuenta. Que hoy es el día en que quieres al otro. Que hoy es el día del helado de chocolate y de estrenar ese vestido, aunque sea con un imperdible por culpa del azúcar. Que hoy tal vez no puedas hacer ese gran viaje, pero sí pensar que estás a un día menos de ello. Que puedes dar ese abrazo gigante. Que puedes llamar a esa persona ahora. Que tus tareas pueden reducirse a la mitad para que tengas tiempo de mirar a tu alrededor y veas lo que ya sí es. Y lo agradezcas.

Solo quiero que pongas tu corazón en mis manos más a menudo y confíes. Todo va a ir bien, te lo garantizo. Y mírame a los ojos por favor, pero no cada 9 de enero. Mírame cada día y disfruta de mí como si en una hora me fuese a marchar.

Recuerda que yo nunca regreso. Solo vengo una vez.

La vida

alegoríaautoconocimientocrecimientodesarrollo personaldescubrimientoevoluciónexpresióninmortalliberaciónmomentospersonaviajevidavidas

Sandra Gomez • 9 enero, 2018


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *