ExPresaMente

El Blog de Sandra Gómez

1

Cuatro recomendaciones sencillas para un buen 2019

“Feliz salida y entrada de año” gritamos emocionados a todas esas personas queridas y conocidas durante la última semana del año. Y no solo nos preparamos para la Navidad o el gran fin de año, sino también para ese nuevo año que ansiamos sea mejor que el anterior.

Ese gran empuje, no obstante, va desapareciendo con el paso de los días, meses y semanas. ¿Hay, pues, alguna manera de hacer que el nuevo año sea mejor? Aquí te dejo cuatro trucos para que, por fin, cierres tu año y comiences el siguiente de una manera diferente. ¿Te atreves a probarlos?

  1. Aprovecha diciembre para soltar. Es un mes repleto de planes, preparativos, compras o compromisos que realmente nos dejan muy poco espacio para nosotros mismos. Son los expertos precisamente quienes recomiendan que cuando estamos más ocupados, necesitamos más que nunca parar. Parando realmente conseguirás más. Para y valora si de verdad quieres otro polvorón, párate a pensar si de verdad a esa persona especial le hará feliz algo tan caro o una gran cantidad de regalos, piensa dos veces si te merece la pena quedar un día sí y otro también por quedar bien. Y, sobre todo, piensa qué no te ha hecho feliz en el último año: ¿exceso de trabajo?, ¿poco tiempo para ti?, ¿demasiadas cargas ajenas? SUELTA. Identifica y libérate de aquello que ya no tiene lugar en tu vida.
  2. Valora cada área de tu vida. Esos “es que todo me va mal” o “todo bien” son demasiado generales. Dedícate un día para ti en el que puedas valorar cómo de satisfecho o satisfecha te sientes respecto a tu persona, tu salud, trabajo, familia, dinero, ocio… ¡lo que necesites! y puntúalos de 0 a 10. Esto te dará una perspectiva más concreta y realista sobre tu verdadero sentimiento hacia tu vida.
  3. Toma decisiones sin marcarte los famosos propósitos. ¿No estás harto de los propósitos de año nuevo? ¿Cuántos de los que te marcaste para este año has cumplido? Te confieso algo, yo no lo hice y me siento genial. He llegado a la conclusión de que un objetivo en un plazo tan amplio de tiempo se pierde, y finalmente se olvida.

Olvida el “voy a dejar de fumar”, te propongo algo mejor: haz el ejercicio del punto 2 y si, efectivamente, quieres mejorar tu salud, simplemente ve tomando pequeñas decisiones a lo largo del año, escoge un mes para aumentar 1 hora de ejercicio a la semana, escoge un día a la semana libre de azúcares o alimentándote mejor, proponte buscar un restaurante más saludable una de cada dos veces que comas o cenes fuera, reduce tu número de cigarrillos paulatinamente o escoge una fecha concreta para lograrlo. No dejes aquello que quieres en el aire, ve poniéndote retos personales y todo será más llevadero. Además, cada vez que logres cosas nuevas (y sin costarte tanto, pues son sencillas y alcanzables) te dará un subidón de serotonina, hormona de la felicidad y la satisfacción, que provocará que quieras ir a por más.

  1. Deja de exigirte. Vamos por la vida tan sumamente estresados hoy en día y tenemos tal problema con el tiempo, el estrés y las metas a alcanzar que nos hemos convertido nuestro peor jefe. El jefe malo malísimo. Hay que ser un gran padre o gran madre, cumplir con los objetivos marcados en la oficina, ir a yoga (y salir de allí pitando, por supuesto), cocinar saludable en 2 minutos, ser una pareja ejemplar, sacar tiempo para la familia y amigos o tener la casa impecable. ¡NO! ¡No hemos venido a esto! Al mundo hemos venido a disfrutar, se nos ha olvidado completamente que estamos aquí de paso, se nos olvida continuamente que mañana podríamos no estar, y seguimos pensando que todo lo que hacemos hoy es para entonces. ¿A qué esperas para vivir?

Trátate con el cariño con el que tratarías a alguien a quien adoras y permítete ser tú, disfrutar con aquello que realmente disfrutes, y haz más de aquello que te saca una sonrisa y te hace sentir vivo o viva. Y reitero lo dicho: SUELTA. No te preocupes en exceso por otros, no te cargues con aquello que no te pertenece ni hagas tuyos los conflictos ajenos. Está genial escuchar, pero no te exijas ayudar y estar siempre ahí como si el amor de otros hacia ti dependiera de ello. Soltar y dejar que cada uno se ocupe de lo suyo es la mejor manera de ayudarles, ayuda al desarrollo de personas autónomas y maduras. Por tanto, tampoco te exijas estar por o para todos.

Espero, de corazón, que estas cuatro claves te sirvan para darle una vuelta de tuerca a tus fiestas y a enfocar un 2019 con mucho más amor y energía. Quiere, besa, ríe, saborea, emociónate y disfruta de todo lo que está por llegar y, especialmente, de lo que ya está aquí en cada momento.

¡Felices Fiestas!

Artículo originalmente escrito para Grazie Maganize.

año nuevocrecimientocrecimiento personaldesarrollo personaldescubrimientofelicidadfelizfeliz navidadhumanidadinspiraciónnavidadsonrisa

Sandra Gomez • 23 diciembre, 2018


Previous Post

Next Post

Comments

  1. Alicia 24 diciembre, 2018 - 10:52 am Reply

    Las palabras precisas en el momento adecuado. Me encanta este post, Sandra. Muy completo, con los tops claros, sencillos, prácticos y muy aplicables. Gracias por todo lo que haces, por todo lo que nos aportas. A disfrutar de todo lo que viene día a día. Un besazo enorme ?

Responder a Alicia Cancelar respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *